Extractos de una entrevista en El Pais sobre los escándalos urbanísticos a MANUEL VILLORIA Catedrático de Ciencia Política y experto en corrupción


Villoria asegura que la corrupción es una consecuencia del sistema de urbanismo, en el que "una decisión administrativa genera millonarios beneficios privados". Porque España es el único país en el que la decisión administrativa de recalificar un suelo genera plusvalías millonarias que van al dueño del suelo. Y es el único país en que la urbanización la hacen promotores privados. En otros países se expropia un terreno rústico por lo que vale y la Administración encarga la urbanización.

La clave del sistema español y lo que ha propiciado esta situación es que los propietarios del terreno reciben la plusvalía de una decisión administrativa, cuando los beneficios deberían ser compartidos. Una decisión pública no puede generar enormes beneficios privados.

Los convenios urbanísticos son un nido de corrupción. No es sólo que alteren un plan de ordenación urbana diseñado para toda la ciudad. Es que sólo con decidir que la cantidad que cobra el ayuntamiento se recibirá un año más tarde supone millones de euros. Son consecuencia de la nefasta jurisprudencia del Tribunal Supremo, que aceptó los convenios en los 60.

¿Y los bancos que financian las obras, los notarios que dan fe en las compraventas, el Gobierno, que construye las infraestructuras donde las necesitan los promotores?

Todo el sistema contribuye. Los españoles hemos sufrido un atraco brutal durante 15 años que se llevará un tercio de nuestra riqueza durante los próximos 15 hacia los bancos, los dueños del suelo, los especuladores, los promotores y los corruptos. Sin contar con el coste ambiental, de pérdida de calidad de vida, la pérdida del paisaje.






1 comentario:

Gracias por participar