El Estado y la violencia



La comodidad y la bonanza de los últimos años (en España me estoy refiriendo a los últimos 35 años y en el resto de Europa y USA a los últimos 65 años), ha eliminado el pensamiento crítico hacia las instituciones públicas. Casi todos damos por sentado que si tenemos una democracia y un Estado de derecho, nada nos puede ir mal, y que nuestros gobernantes, aunque a veces no sean los mejores, son mucho mejor que lo que hubo y cumplen su función de velar por el pueblo.

Desde hace unos años yo me pregunto. ¿de verdad es así? ¿de verdad alguna vez fue así?

Lo primero que deberíamos analizar e intentar entender es ¿qué es el Estado?. Para mi, la frase de Max Weber (1920): “El Estado es la coacción legítima y específica. Es la fuerza bruta legitimada como "última ratio", que mantiene el monopolio de la violencia da una definición bastante aproximada. Ya sé que Weber, en el libro que recoge esta frase (La ciencia como vocación, la política como vocación), no lo planteaba como crítica, pero yo si; El Estado, dueño de la legitimidad de la violencia, no sirve al pueblo, sino que subyuga y coarta a los ciudadanos.

Debemos pensar y reflexionar sobre el hecho, de que cada vez que votamos, en el sistema que hoy tenemos, estamos dando PODER a los futuros gobernantes para ejercer de forma legítima la violencia, contra otros países, contra determinados sectores de la población o de la economía, contra determinados ciudadanos (nosotros)...., contra lo que ellos, como Estado, como Gobierno, determinen que es un ataque o una amenaza.

No voy a entrar en la subjetividad de los gobernantes a la hora de determinar qué es y qué no es una amenaza (aunque sólo habría que pensar en el origen de todas las guerras para valorar el nivel de subjetividad), pero si, en la parte que supuestamente es objetiva: Alguien o algo se convierte en amenaza cuando viola una de las normas o leyes establecidas. Es la ley, ahí no debería haber problema, pero si lo hay.

El problema, es que el Estado es también quien legisla, con lo cual la supuesta objetividad, se convierte de nuevo en subjetividad, ya que mediante una ley aprobada por ellos, pueden autorizar y aprobar el uso de la violencia en un sentido o en otro y pueden eximir del cumplimiento de esa ley a quién ellos determinen.

El Estado no existe para servir a los intereses del pueblo, de la comunidad. El Estado sólo existe para perpetuar una élite de privilegiados, que amparados por la tenencia monopolista de la violencia, regulan, estandarizan, adocenan, coartan y nos roban nuestra libertad, para asegurarse privilegios y prebendas, a los que el resto de la comunidad nunca tendremos acceso.

Algunos ejemplos:
  • ¿Porqué los coches oficiales no tienen límites de velocidad? (aunque la 1ªpregunta debería ser porque hay coches oficiales?
  • ¿Porqué en la cortes hay una de las mejores guarderías del país a lo que sólo tienen acceso los políticos, por ser quien son, mientras conseguir una plaza en una guardería pública es una misión imposible para el resto de los mortales?
  • ¿Porqué existen la valijas diplomáticas que no están sometidas a los controles de aduanas?
  • ¿Porqué los políticos aseguran su pensión con sólo 7 años de trabajo frente a los 35 de cualquier ciudadano?
  • ¿Porqué el 75% de los sueldos de los políticos están exentos de impuestos?
  • ¿Porque cuando cesan en su trabajo tienen indemnizaciones muy superiores a las de mercado?
  • ¿Porqué existen los aforados?
  • ......
En resumen ¿por que los políticos y fuerzas varias del Estado no son tratados por la ley igual que el resto?

Para no hacer muy largo esta entrada, no analizaré en ella, el abuso económico/robo, al que nos someten los actuales estados, no para darnos servicios y mayores prestaciones, sino para obtener más poder y beneficios para la élite gobernante, que se sustenta y crece gracias a nuestro trabajo y nuestro esfuerzo, amparado, claro está, porque el uso de la violencia les pertenece, y si alguno nos salimos del tiesto, están legitimados para usar de forma indiscriminada la violencia contra nosotros.


5 comentarios:

  1. Yo me haría más preguntas:

    ¿Necesitamos al estado?

    ¿Podemos vivir sin el estado?

    ResponderEliminar
  2. creo que eso depende de cómo definas estado. si el estado fuese parte de la comunidad y velase realmente por los intereses de los miembros de la comunidad, por encima de cualquier otro objetivo, estaría bien. ya que en cualquier comunidad, hay trabajos y tareas que deben ser organizados para optimizar los recursos y los esfuerzos de los miembros de la comunidad. más allá de este objetivo, el estado no tiene sentido.

    ResponderEliminar
  3. y por supuesto, ningún estado que sirva sólo a la supervivencia del estado como tal, tiene justificación.

    para poder empezar con un nuevo concepto limpio de las implicaciones históricas, creo que sería bueno no emplear el término estado o gobierno, para definir el trabajo que cada uno, deberíamos aportar a la comunidad, en aras del bien común.

    ResponderEliminar
  4. La respuesta la tenéis en la gestión del propio pueblo de Venturada; como casi cualquier comunidad pequeña en este mal llamado mundo desarrollado. TODO está al servicio de los señores feudales del siglo XXI. Les votamos y les pagamos. La clase política es la que necesita el Estado tal y como se ha diseñado y tal y como se gobierna; desde la PAC en Bruselas hasta la última rotonda de Venturada. Y siempre con mucho dinero de por medio, que se queda entre las uñas de esos nuevos dictadores que ahora elegimos cada 4 años.

    ResponderEliminar
  5. Yo siempre me pregunto: Sabemos elegir???, Tenemos alguna posibilidad, aún nos quedan herramientas.
    O será que no nos gusta responsabilizarnos de nada de lo que nos ocurre?
    No somos libres?, no queremos ser dueños de nuestro destino?
    ¿Qué nos está pasando?

    ResponderEliminar

Gracias por participar