Naciones Unidas dice que hay que cambiar el dolar como divisa principal


Naciones Unidas previene del peligro de seguir utilizando el dolar como la principal reserva mundial de divisas, recomendando la creación de una nueva divisa internacional. La economía norteamericana, a punto de estallar a nivel de las corporaciones locales, está financiada en un 70 % por bancos y estados que utilizan el dolar como principal inversión de reservas. La mínima tensión interbancaria en el dolar puede generar un problema similar al que estamos sufriendo en España.


4 comentarios:

  1. El problema es que cualquier divisa que se cree desde las instituciones,estará igual de contaminada que todas las demás, ya que se harán equivalencias, se convertirá la deuda y se seguirá dando a la máquina de crear dinero falso, que no se respalda con un bien real. La ONU debería apuntar hacia la creación de monedas locales, aunque éstas no solucionan el problema del dinero que existe hoy y que quién lo tiene, no sabe dónde colocarlo para no perder su valor

    ResponderEliminar
  2. Una divisa-cesta que incorpora la economía de grandes regiones, como el dolar, euro y yuan, tienen la ventaja de poder utilizarse como reserva de ahorros, ya sean públicos o privados.

    El problema viene cuando la economía que ha utilizado la "apalancabilidad" de la divisa tiene problemas de solvencia, y estos se resuelven emitieno más dinero y dando liquidez al sistema. Entonces la divisa entra en el terreno de la "patata caliente".

    Cuando las principales divisas del mundo han entrado ya en "patata caliente", lo que puede suceder es una quiebra del sistema monetario.

    Inventar por el camino una "cesta" que pueda "renovar" eficazmente las reservas del ahorro es un ejercicio casi imposible. La ONU apunta al problema pero nos ofrece una solución de difícil implementación.

    Históricamente este tipo de situaciones se resuelven montando un buen conflicto bélico...

    ResponderEliminar
  3. Lo que está pasando en el mundo ahora mismo no es la consecuencia de un exceso, de un error que tenga corrección mediante medidas contracíclicas. Digan lo que digan Obama, Sarkozy o Merkel, y no digamos el idiota de Zapatero, que no reconoció la crisis hasta hace cuatro días, no estamos en una fase baja de ciclo: esto es una debacle, una caída a plomo del régimen capitalista; se trata del agotamiento de todo un sistema basado en la deuda. Los países que peor lo pasarán serán EEUU y su satélite, UK (ambos están en quiebra); y en Europa, España, porque es un país que, igual que EEUU, ha vivido durante años más tranquila que un ojo de vidrio, mientras acumulaba deuda exterior. Estamos ante el fin de algo que debe cambiarse por otra cosa diferente, que se rija por otros mecanismos.

    ResponderEliminar

Gracias por participar