Como montar tu propio ordenador


La mayoría de usuarios ven sus ordenadores como una cosa mística por completo: Se aprieta un botón, suena un pitido y, oh milagro!, aparece una imagen en la pantalla y podemos empezar a usarlo. Ninguno de ellos se atrevería a hurgar en su interior (ni siquiera para limpiarlo), dado que para ellos es lo más semejante a la guarida de un monstruo. El problema es que estos usuarios no se esfuerzan en aprender nada sobre la composición y funcionamiento de su sistema y, a la larga, son los que más sufren las consecuencias de su desconocimiento.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar