Se esperan quiebras masivas en 2010

Los ayuntamientos vaticinan la quiebra en el 2010 si el Gobierno no toma medidas


El Estado puede reducir su aportación a las administraciones locales hasta un 20% | Los alcaldes temen que el pacto de financiación reduzca aún más sus ingresos | Algunas ciudades deberán devolver una parte de los adelantos recibidos el 2008


Publicado en La Vanguardia el 27 de Julio de 2009

Si un ayuntamiento le debe dinero, apresúrese a cobrarlo. La ola que arrastra desde hace dos años a los mercados financieros, que ha baqueteado desde mediados del 2008 el tejido productivo y las economías domésticas, va a alcanzar de lleno en el 2010 las cuentas de losayuntamientos. Algunos municipios prevén recortes forzosos de sus presupuestos que pueden alcanzar el 30 por ciento respecto a este año.

Se trata de una situación inédita, admiten los responsables de economía de diversos ayuntamientos y organizaciones municipalistas. "Hemos de confiar en que los gobiernos, la Administración central y también la Generalitat, sabrán ver los riesgos que corre la cohesión social si no resolvemos este problema", asegura el presidente de la Federació de Municipis de Catalunya (FMC), Manuel Bustos.

La difícil coyuntura a la que se enfrentan los ayuntamientos catalanes y del resto del Estado es el resultado de un cúmulo de circunstancias en las que la crisis tiene un papel estelar, aunque no es la única causa.

Directamente imputable a la depresión económica es la reducción del dinero que el Estado va a asignar a los municipios en el 2010. Las estimaciones que barajan por ahora los alcaldes cifran la rebaja entre un 17 y un 20%. Unos 3.000 millones menos a repartir entre todos los municipios.

Esta reducción se debe a que el Estado fija sus aportaciones en función de una cesta de impuestos –IRPF, IVA y especiales– que, a consecuencia de la crisis, han recaudado menos. Por lo tanto, hay menos para repartir.

También la crisis es la causante de las liquidaciones negativas a las que deberán hacer frente muchos municipios. Es un problema importante y algo complejo. El Estado paga por adelantado a los municipios. Para hacerlo calcula su aportación en función de los resultados del año anterior y luego liquida las cuentas con los resultados definitivos. Pues bien, las cuentas del 2008, que se liquidarán ahora, arrojan un balance negativo para los ayuntamientos porque se ha crecido menos y se ha ingresado menos por impuestos que en el 2007. De modo que ahora deberán devolver la diferencia al Estado.

En tercer lugar, otro efecto de la dura depresión es la reducción de los ingresos propios. En algunos municipios los tributos relacionados con la construcción han caído un 70%. Así que no hay con qué compensar lo que dejará de pagar el Estado. "Nuestro margen de maniobra es mínimo" admite el presidente de la Associació Catalana de Municipis, Salvador Esteve.

No sería extraño que en los próximos meses algún ayuntamiento no pudiese pagar sus nóminas. La deuda que arrastran algunos municipios es muy alta, y no hay crédito para tapar el agujero. La banca –admiten los alcaldes– también les ha cerrado el grifo. Y si bien es cierto que en Catalunya ningún municipio ha alcanzado el récord de 6.000 millones que adeuda Madrid, también lo es que, en proporción a su población, algunos ayuntamientos catalanes deben incluso más. Entre tanto, la factura social de la crisis se ha disparado un 30%.

En este contexto, el pacto del nuevo modelo de financiación autonómica añade incertidumbre. Los alcaldes temen otro recorte porque comparten la cesta de impuestos con las comunidades. "Si ahora ellas obtienen más porcentaje, ¿qué ocurrirá con nuestra parte?", se pregunta el presidente de la FMC, Manuel Bustos. El responsable del área económica de Barcelona, Jordi William Carnes, y el presidente de la Diputación, Antoni Fogué, comparten esa inquietud. "El problema –explica Fogué– es que nuestro sistema de financiación no se ha renovado en treinta años". Y no parece que la reforma, si llega, se produzca a tiempo de salvar las cuentas del 2010. El vicepresidente de Política Territorial, Manuel Chaves, ha dicho que no habrá nuevo sistema para las ciudades hasta el 2011. No se quiere abrir otro frente.

Además, la guerra en el seno de la Federación de Municipios y Provincias entre los representantes del PP y del PSOE dificulta una representación única de los municipios ante el Gobierno. A la vista está: la quiebra.


Ver publicación original.



1 comentario:

  1. ¿alguien cree que el Gobierno va a ser capaz de solucionar este problema?

    ResponderEliminar

Gracias por participar